Naturaleza urbana en sociedad

Una reflexión arborícola para el día de la Tierra

Alex Cuadrado es arbolista profesional y trabaja desde hace más de 20 años en la costa sur catalana, y en esa línea de colaboración mutualista, como funcionan los árboles, aquí os dejo su visión. Juntos somos más.

Esto es una reflexión personal, no pretendo juzgar a nadie,  sólo compartir, donde me encuentro ahora y cómo gestiono mi realidad profesional.

Hace más de 20 años decidí que quería dedicar mi vida al mundo vegetal, la jardinería, con la posibilidad de crear espacios armónicos; fue mi primer idilio, duró poco, ya como autónomo no conseguía encontrar gente con conciencia y jardines que compraran mi producto, una jardinería con fundamentos y sin caprichos; así pues me centré en la arboricultura, me enamoré de los árboles y de los arbolistas.

Desde hace tiempo me gano la vida como arbolista, la realidad de mi zona (Costa Daurada) es dura para un amante de los árboles.  Como árboles ornamentales grandes sólo tenemos pinos, casi siempre desestructurados y palmeras.  No hay árboles  ornamentales con porte natural ni en jardines ni en las ciudades o pueblos.

Creo firmemente que cada uno crea la realidad en la que vive según sus pensamientos y actos. Hace ya un par de años, empecé a sentir una gran tristeza cuando me di cuenta que la realidad laboral que yo había creado, no me gustaba, ni me hacía sentir bien, demasiadas talas, siempre intentaba convencer y concienciar, pero no había manera.

Luego me di cuenta que esa realidad la había creado yo, es decir, me llaman para talar un árbol, lo hago a la perfección, sin error ninguno y me convierto en un técnico en hacer cosas encima de los árboles, no les importa los conocimientos que tenga, lo que les pueda explicar acerca de los árboles, tienen mi teléfono porque un amigo les ha dicho que soy un crack talando, y quieren que tale.

Como no me veía capaz de cambiar esta dinámica, incluso pensé en dejar el oficio, y buscar otra cosa… entonces llegó el concepto Urban forestry y todos sus fundamentos de la mano de Gerard Passola; también me di cuenta que era una persona creativa y me dedicaba profesionalmente a destruir lo que más amaba.

Así empezó a cambiar mi relación con los árboles, con los fundamentos del Urban forestry y mi pensamiento creativo dejé que mi imaginación volara; desde entonces esto no hay quien lo pare, aprovecho cualquier oportunidad para hablar de los beneficios de los árboles y están enraizando a mi alrededor un montón de iniciativas.

Los arbolistas tenemos la suerte de que siempre hablamos con nuestros clientes debajo de la copa de los árboles, y depende de nosotros por donde va la conversación, me llaman para talar el árbol, pero les va a quedar claro todo lo que van a perder si lo quitamos y creedme,  a la gente le llega el mensaje, aunque no lo sepan están conectados a los árboles; venimos de ellos y solo hace falta que alguien les abra la puerta a la conciencia arbórea, para que se encienda en ellos una pequeña luz que les haga mirar a los árboles de otra manera.

 A veces me pregunto ¿Quién es mi cliente? ¿El árbol o su propietario? ¿Para quién trabajo? ¿Para una sociedad que no sabe a dónde va con un ritmo frenético, o para la madre tierra que trabaja poco a poco y con mucha conciencia?

A día de hoy dedico mucho tiempo a promocionar un cambio de conciencia respecto a cómo nos relacionamos con los árboles, creo firmemente que es un súper producto, y la solución a muchos de los problemas que existen en nuestra sociedad.

Soy más feliz, me siento en paz, y estoy construyendo un futuro mejor para los que vengan!

Alex Cuadrado es profesional Arbolista

Desde 1970, promovido por el senador Gaylor Nelson, consciente de una necesidad de conciencia común.

Tengo 46 años, yo no había nacido y durante mis primeros 20 años no he sido consciente de lo que retrocedemos; hoy en día, encendidas todas las alarmas debemos trabajar de forma colegiada para que cuando Martina y Lucía cumplan 46, no haga falta día de la Tierra.

Aquí os dejo este enlace al artículo de El País, gráfico y sintético, de Philippe López. Gracias Philppe, muy elocuente:

https://elpais.com/elpais/2019/04/22/album/1555927086_928917.html#foto_gal_11 

Gracias Alex por esta colaboración, espero que vengan más.

 

Como Juan "Chan-Tatachán", con ilusión, buen humor, energía y ganas.

Para los noctámbulos y los otros, en aquello de visibilizar lo distinto, me apatecía dejaros el enlace a esta entrevista de Alberto Gayo publicada en el semanal de El País de ayer 21 al maestro Juan Tamariz. Trabajo constante, buen humor y actitud positiva. https://elpais.com/elpais/2019/04/15/eps/1555322078_411484.html

Ilusionismo, según la RAE, es el arte de producir fenómenos que parecen contradecir los hechos naturales.

Curioso juego de palabras e ideas.

Inma Gascón

Ingeniero Agrónomo

Artículos del autor