Naturaleza urbana en sociedad

Laura Álvarez

Licenciada en Bellas Artes, artista, activista y coordinadora cultural.

Laura Álvarez Fernández (Valencia 1978) es licenciada en Bellas Artes por la Universidad Politécnica de Valencia. Después de trabajar en diseño gráfico en diferentes empresas Valencianas y empezar su doctorado en imagen y comunicación, se muda a Nueva York dando un giro a su carrera centrándose más en su faceta artística y como activista comunitario. Actualmente trabaja para el ayuntamiento como coordinadora cultural para el departamento de parques en la isla de Manhattan, y al mismo tiempo colabora con diferentes organizaciones culturales dando clase, creando arte público y como parte de la junta directiva de dos organizaciones.

Como un jardinero

Decía el artista Joan Miró que «trabajaba como un jardinero». La frase me llama la atención, por cómo compara la labor de creación con la tarea manual de alguien que cultiva la tierra. Parecen opuestas, a primera vista, pero no lo son. Es una gran verdad: en ambos casos son manos que crean, palabras y plantas, como el artesano sobre el que reflexiona Richard Sennett en su magnífico ensayo, ya clásico.

Leer los árboles

Leer los árboles: aprender a mirarlos es una asignatura pendiente de los que habitamos la ciudad, donde nos hemos acostumbrado a las pantallas, los coches y el humo, y habíamos olvidado la madera, las hojas, las flores.

La otra ciudad

Al recibir la gentil invitación de Inma Gascón para participar en Naturaleza urbana en sociedad, lo primero que pensé era que no sabía lo suficiente. No soy ingeniera agrónoma como ella, no tengo una larga experiencia botánica, no he estudiado ciencias naturales. Durante mucho tiempo, no tuve ninguna relación con el mundo natural que nos rodea. Pero al momento, supe que era la mejor razón del mundo para participar: porque hay muchísima gente como yo. Soy una persona que vive en una ciudad grande y que solo recientemente ha descubierto la importancia de reconectar con la naturaleza, hasta el punto de que dedico parte de mi trabajo como editora a eso, y esa toma de conciencia también ha cambiado también algunos de los temas sobre los que escribo.